La carne. Meat or flesh?

Dibujo del artista polaco ©Pawel Kuczynski que critica el especismo

Mientras lees esto, en algún lugar del mundo, una cerda madre está encerrada en una jaula, totalmente inmovilizada, hasta que nazcan sus lechones.

En este mismo momento, una vaca madre muge de dolor porque le han arrebatado a su bebé sin ni siquiera poder rozarlo.

Y un pollo muere a las pocas semanas de vida, con grandes dolores y un gran sufrimiento, tras ser engordado artificialmente.

Es la triste realidad de estos animales -cada momento, cada día- en todo el mundo.

Carol J. Adams acuñó el concepto referente ausente absent referent refiriéndose a la desconexión que se produce en la gente ante el plato de carne. Las costillas de cordero son algo totalmente inconexo con la preciosa y tierna criatura a la que probablemente serían incapaces de hacer ningún daño. El plato de carne nunca es alguien, es algo y por ello se produce esta ausencia referencial: un ser vivo que, al igual que todos nosotros, quería seguir viviendo.

Durante el embarazo las cerdas permanecen confinadas en jaulas tan pequeñas que no pueden darse la vuelta ni caminar hacia delante o hacia atrás

Después de su encierro en el embarazo, las cerdas son inmovilizadas desde el parto hasta el destete de los lechones

Foto de Jim Masón y J. A. Keller, del libro Animal Factories

Los lechones son retirados del lado de su madre a las dos semanas de su nacimiento, a la hembra se la vuelve a preparar para una nueva gestación. A los lechones se les amputa la cola, los dientes, el hocico, se les castra, sin utilizar anestesia o analgésicos. Se trata de operaciones sumamente dolorosas

A algunos a las tres o cuatro semanas se les sacrificará; otros son destinados a ser cebados durante seis meses antes de ser conducidos al matadero.

La corta vida de estos cerdos se desarrolla dentro de las jaulas sin moverse y sin ver la luz del sol. Su única ocupación es comer hasta alcanzar el peso ideal para el sacrificio.

El maltrato de cerdos en las granjas es continuo desde su nacimiento hasta el momento en que son sacrificados en el matadero.

Foto de Jim Masón y J. A. Keller, del libro Animal Factories

Esta es la sola y única razón por la que no he vuelto a probar carnes o embutidos

mama pig and baby- Pigs for Meat – Woodstock Sanctuary

Los cerdos son inteligentes, curiosos y pulcros. Su inteligencia es comparable a la de chimpancés y delfines. En libertad su esperanza de vida se sitúa en los 15 años, pero la carne de cerdo proviene de animales sacrificados entre los 3 y 6 meses de edad.

Cada año se sacrifican de 40 a 50 millones de cerdos en España.

Cinco prácticas crueles en extremo, legales y habituales en las granjas industriales

Los consumidores deben saber la verdad

Foto cortesía de Humane Farming Association

Esta ternera estabulada pasará toda su vida confinada en esta estrecha jaula para que sus anémicos músculos permanezcan tiernos hasta que la descuarticen. Para poder tumbarse, estas terneras tienen que encorvarse hasta lograr encajar sus piernas en un establo de 55 cm.

Ternera: (llamada así por la ternura de su carne). Tierna por la falta del movimiento y ejercicio propios de cualquier cría, y blanca por la falta de hierro y minerales.

Las vacas son animales curiosos e inteligentes. Las madres se dedican al cuidado de sus crías con total entrega. En libertad estos animales pueden llegar a vivir de 25 a 30 años, pero la industria cárnica sacrifica a las terneras entre el primer y el segundo año de vida.

Cada año se sacrifican unos dos millones y medio de terneras en España.

Pavorosa cifra del número de algunos animales sacrificados al año en el mundo

Ahora sabemos que las aves tienen habilidades que se creían exclusivas de los humanos. Las urracas se reconocen frente al espejo; los cuervos aprenden a construir y a usar herramientas y los loros grises africanos saben contar, clasifican objetos por el color o la forma y aprenden el significado de las palabras.

Cada vez más pruebas indican que el pollo doméstico posee una inteligencia sorprendente. Son ingeniosos, astutosmaquiavélicos y también compasivos. Hacen gala de complejas habilidades comunicativas y emplean señales complejas para dar a conocer sus intenciones. Y no solo eso: cuando toman decisiones apelan a su experiencia y a sus conocimientos sobre la situación, resuelven problemas difíciles y prestan ayuda ante un peligro.

La inteligencia animal resulta más habitual de lo que se pensaba.

Esta nueva visión de la capacidad cognitiva del pollo tiene implicaciones éticas por el trato que se les dispensa en las granjas avícolas. Reconocerles estos rasgos obliga a reconsiderar las condiciones abusivas y de maltrato en unos sistemas de producción destinados a obtener carne y huevos al menor precio.

Los investigadores han tardado un siglo en averiguar qué discurre por su cerebro. En los años veinte del pasado siglo, el biólogo noruego Thorleif Schjelderup-Ebbe dictaminó que se regían por un sistema jerárquico. Comprobó que los pollos dominantes imponían su voluntad a otros pollos si tomaban iniciativas por encima de su rango.

El siguiente avance relevante tardaría décadas. En la Universidad de Los Ángeles, se clasificaron sus cantos y se determinó que el repertorio del pollo constaba de unos 24 sonidos, muchos específicos de ciertas situaciones, como una llamada de advertencia ante una amenaza.

Las observaciones indicaban que en ese cerebro del tamaño de una nuez debían estar sucediendo cosas insospechadas.

Las vocalizaciones codificaban información específica que pretendía desencadenar una reacción concreta en los congéneres. Según los etólogos, las llamadas de los pollos son «funcionalmente referenciales», esto es, se refieren a objetos y acontecimientos concretos, de modo muy similar a las palabras. Es como si creara una imagen mental del objeto al oír la llamada que le incita a reaccionar, ya sea huir ante un depredador o acercarse a una fuente de alimento.

También reveló que los pollos adaptaban los mensajes a la audiencia del momento. Estos hallazgos indican que el ave no se limita a reflejar su estado de ánimo en las vocalizaciones, como cuando está asustada o hambrienta, sino que interpreta la trascendencia de los acontecimientos y, lejos de responder por simple reflejo, parece meditar sus acciones. Se diría que piensa antes de actuar.

Las llamadas referenciales demuestran que habíamos subestimado la inteligencia del pollo. Los estudios también han planteado una pregunta intrigante: si pueden transmitir información sobre acontecimientos que tienen lugar en su entorno, ¿podrían ocultar esas noticias o incluso difundir información falsa para obtener provecho de esa conducta engañosa?

La lista de habilidades cognitivas de los pollos sigue creciendo con cada nuevo hallazgo. Giorgio Vallortigara, de la Universidad de Trento, ha demostrado que los individuos jóvenes pueden distinguir números y usar la geometría. Por ejemplo, si se les muestra un triángulo inacabado pueden reconocer la forma que tendría con todas sus partes.

El hecho de que el pollo doméstico posea ese pensamiento tan avanzado lleva a reflexionar sobre su inteligencia. Debió de heredar sus aptitudes cognitivas de su antepasado silvestre, el gallo bankiva. Su sociedad ancestral estaba formada por bandadas duraderas. Un macho y una hembra dominantes dirigían cada grupo y, como en tantas otras sociedades, obtenían lo que deseaban, alimento, espacio o apareamiento, manteniendo a raya a sus subordinados. Los machos dedicaban gran parte del tiempo a exhibirse ante las hembras y proporcionarles sustento. Estas observaban con atención a los machos, juzgaban y recordaban sus acciones. La competencia en la bandada no representaba el único factor que estimulaba la capacidad mental de las aves. Debían afrontar diversas amenazas externas, cada una de las cuales exigía una estrategia de huida distinta. Estas condiciones les obligaron a idear tácticas inteligentes para lidiar con sus congéneres y con los peligros del entorno, así como maneras de comunicarse. Esta inteligencia perdura en el pollo doméstico.

Que esta inteligencia corresponda a miles de millones de animales devorados por los humanos pone sobre la mesa la cuestión del trato que reciben. Aves que en libertad solían vivir en pequeñas bandadas son ahora alojadas en compañía de hasta 50.000 congéneres. La esperanza de vida de diez años se acorta hasta seis meses escasos en los pollos para carne; son sacrificados a esta tierna edad porque han sido genéticamente seleccionados para crecer con tanta rapidez que si se les dejase vivir más sufrirían terribles cardiopatías, osteoporosis y fracturas óseas.

El destino de las gallinas ponedoras no es mucho más halagüeño: viven 18 meses recluidas en el espacio de un folio de papel.

La flexibilidad y la adaptabilidad del pollo, heredadas del sociable gallo bankiva, podrían contribuir a su perdición, porque le permiten sobrevivir en las condiciones antinaturales y de maltrato continuado. Esto no cesará mientras a la gente no le importe la procedencia de los alimentos y desconozca la notable naturaleza de este animal.

La verdadera naturaleza de la inteligencia de los pollos apenas ha comenzado a desvelarse, pero una cuestión está clara: distan mucho de ser las aves bobas que antaño se pensaba.

fuente: Investigación y Ciencia Junio 2014


El ternero manchado

Nació manchado el ternero
Siendo su madre tan blanca,
Manchado como las flores
Cuando las quema la escarcha.

La culpa fue de la lluvia,
Que en el país de la nata
Jugó con él en el barro
Sin saber su madre blanca.


Efraín Barquero (poeta chileno)

Cerdo ante Dios

Tengo siete años. En la granja observo

por la ventana a un hombre que se persigna

y procede a matar un cerdo.

No quiero ver el espectáculo.

Casi humanos, escucho

alaridos premonitorios.

(Casi humano es, dicen los zoólogos,

el interior del cerdo inteligente

aun más que perros y caballos.)

Criaturas de Dios los llama mi abuela.

Hermano cerdo, hubiera dicho San Francisco.

Y ahora es el tajo y el gotear de la sangre

y soy un niño pero ya me pregunto:

¿Dios creó a los cerdos para ser devorados?

¿A quién responde: a la plegaría del cerdo

o al que se persignó para degollarlo?

Si Dios existe

¿por qué sufre este cerdo?

Bulle la carne en el aceite.

Dentro de poco

tragaré como un cerdo.

Pero no voy a persignarme en la mesa.

José Emilio Pacheco (México, 1939) EN RESUMIDAS CUENTAS (ANTOLOGÍA)


Amontonados, sedientos y hambrientos, enloquecidos de terror y dolor


Amontonados, sedientos y hambrientos, enloquecidos de terror y de dolor




El Roto

El Roto
Viñeta de El Roto
El Roto
Viñeta de El Roto
El Roto
Viñeta de El Roto

Viñeta de El Roto

¿Por qué comemos carne?

La empatía natural hacia los animales hace que puedas cuidarlos e incluso quererlos y, sin embargo, comemos tanta carne que cada minuto se sacrifican 180.000 animales que hasta entonces han malvivido en espacios reducidos, estresados, mal alimentados, mutilados o atiborrados de antibióticos. Esto no suena a precisamente a cuento de Disney, pero varios factores en tu infancia te hicieron normalizarlo.

——————————————————————–

Una película vegana ‘Casa De Carne’, que destaca los problemas de sufrimiento animal en la producción de alimentos, ganó el primer premio de los Tarshis Short Film Awards.

La película, creada por Dustin Brown para la organización sin fines de lucro Last Chance for Animals (LCA), presenta a tres amigos en un futuro no tan lejano que deben sacrificar ellos mismos a los animales que eligen para cenar en un restaurante de alta gama .

Según Brown, quien se inspiró en la serie de televisión The Twilight Zone y en las novelas de Philip K. Dick, quiere “hacer que la gente piense y cuestione su realidad cotidiana“.

Gran parte de nuestra vida cotidiana está desconectada de la naturaleza y de los sistemas de opresión y explotación que en gran parte están ocultos para nosotros. La película es una herramienta poderosa para abrir la cortina“.

Ahora más que nunca, necesitamos historias que amplíen nuestro círculo de empatía y nos permitan ver el mundo a través de una lente más compasiva. Es fácil usar nuestras diferencias como puntos de partida para el conflicto: diferente raza, diferente religión, diferente país … diferente Y, sin embargo, todos estamos compartiendo este planeta. Nuestras similitudes superan con creces nuestras diferencias. De eso se trata esta película“.

Seguir leyendo →

Lo que encubren los rellenos de pluma

Seamos Gansos

Los gansos y los patos son animales sensibles e inteligentes que siguen sorprendiendo a la ciencia con sus capacidades. Estudios recientes han concluido que durante la fase de impronta o proceso de aprendizaje que tiene lugar en los animales jóvenes, los polluelos reconocen a sus madres y los patitos bebés pueden tomar decisiones abstractas.

Estos descubrimientos han llevado a incluir a los patos en la reducida lista de especies capaces de aprender rápidamente los conceptos de ‘igual’ y ‘diferente’, en la que hasta ahora solo figuraban animales como los simios, los loros o los cuervos.

También son conocidas las complejas redes colaborativas que establecen estas aves entre sí, considerándose a los gansos y sus estrategias para la supervivencia en grupo uno de los mayores ejemplos de trabajo en equipo que encontramos en la naturaleza.

Por ejemplo, cuando un ganso enferma o sufre una herida por disparo, dos de sus compañeros se salen de la formación y lo acompañan para apoyarlo y protegerlo, quedándose con él hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta que muere.

A pesar de que en los años sesenta llegaron al mercado tejidos sintéticos, ligeros y calientes, todavía se crían gansos y patos para despojarles de su plumón y plumas .

Para satisfacer nuestro capricho de edredones o chaquetas de plumas estos animales estarán cautivos y hacinados en jaulas oscuras de por vida y privados naturalmente de desarrollar sus comportamientos naturales.

Los gansos son desplumados vivos  “live plucking”  cuatro o cinco veces en sus cortas vidas. Después del último desplume, se les mata.

El maltrato animal detrás de prendas de vestir rellenas de plumas
Sala de Prensa Noticias

A los ansarones (crías de gansos) se les alimenta para atrofiar sus hígados (la terrorífica industria del foie gras) o para fortalecer sus plumas (la insoportable industria del plumón).

A partir de la investigación realizada por la organización PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) en 2012 en granjas chinas y que sacó a la luz la crueldad del método de desplume de aves vivas, la industria de la pluma sufrió una importante pérdida de confianza.

Beauty Without Cruelty Charity BWC ha obtenido la evidencia del desplume en vivo de los gansos en granjas húngaras.

El vídeo muestra a los animales aterrorizados al ser izados boca abajo, y cómo se les arrancan las plumas del cuerpo. Los gansos, frenéticos, luchan por escaparse, retorciendo los músculos y a veces rompiéndose las patas.

Los trabajadores cobran por animal desplumado, la velocidad es esencial.  Los trabajadores experimentados pueden arrancar hasta cien gramos de plumas y plumón en tres o cuatro minutos, eso sí, provocándoles heridas y desgarros en su sensible piel y suturadas sin anestesia.                

Los animales gritan y se retuercen de dolor, por lo que en ocasiones los operarios incluso se sientan sobre el cuello de los animales para que no puedan escapar.

Las aves tienen en su piel receptores del dolor por lo que el proceso de desplume es, lógicamente, muy doloroso.

Los veterinarios, e incluso los criadores de gansos consideran esta práctica extremadamente cruel.

Para fabricar un único abrigo relleno de plumón o plumas se necesitan unas siete aves y un solo ganso produce tan solo 60 gramos de micro plumas y plumón.

Plucked goose
Animal Cruelty – Down and Feathers
veganpeace.com

¿Cuántos animales han de ser sometidos a este infame sufrimiento para producir el relleno de todo un edredón?

Debemos reflexionar sobre el papel de la responsabilidad individual de nuestros actos.

Despellejar, desplumar seres vivos totalmente conscientes provocándoles un dolor extremo es inhumano, innecesario y lo que es peor banal.

En edredones y plumones se esconde la terrible banalidad del mal.

Feathers ripped from birds’ backs and gaping wounds sewn up with no pain relief: The barbaric cost of your winter coat
MailOnline
gansos en vuelo
El Vuelo de los Gansos – Pierre Bourbonnais

Sentadita junto al río
me propongo hablar del ganso,
pues la ciencia ha descubierto
cuál es el don de estos pájaros.


La gran uve en movimiento
de batir acompasado
que aumenta el poder del vuelo
de este equipo venturado;


y cuentan que los de atrás
vocean para animarlos
contra los vientos adversos.
¡Qué gran poder solidario!


Cuando uno de ellos enferma,
dos gansas se hacen a un lado,
salen de la formación
solo por acompañarlo
hasta que se recupere

o porque muera arropado,
y solo entonces su vuelo
podrán al fin reanudarlo.

De volar juntos se trata
a horizontes deseados,
ejemplo digno de elogio.
¡Ay, quién pudiera ser ganso!

Poetas Mujeres (poeta desconocida)

Seguir leyendo →

La resistencia a los antibióticos

La resistencia a los antibióticos es la amenaza más grave de la medicina moderna y el principal culpable es la ganadería industrial

Las Naciones Unidas han calificado la aparición de superbacterias resistentes a los medicamentos como “la mayor amenaza para la medicina moderna“. Para hacer frente a esta amenaza, deberá centrar su atención en la industria que utiliza más antibióticos: las granjas industriales.

A nivel mundial, se prescriben más antibióticos para tratar animales de granja que para tratar a humanos.

Las granjas intensivas son un caldo de cultivo para nuevas bacterias y virus. Lógico, puesto que miles de animales se hacinan, a menudo en condiciones nada higiénicas, son alimentados con dietas ni adecuadas a su especie ni naturales para ellos y son sometidos a un estrés intenso desde su nacimiento.

Prácticas, como la de separar a los recién nacidos de sus madres antes de que su sistema inmunológico se haya desarrollado completamente, los hacen aún más vulnerables a las enfermedades. Así, cerdos, pollos y vacas son atiborrados con antibióticos para que sobrevivan hasta que alcancen el peso para el “sacrificio”.

Investigación y Ciencia, 485
labamerex.com

Los antibióticos administrados a los animales en las granjas son los mismos o muy similares a los utilizados para combatir las enfermedades en los humanos. Por ejemplo, la colistina, un antibiótico de “último recurso” en medicina humana, se usa con frecuencia para medicar en masa a cerdos y aves de corral.

Como resultado de todo esto, los medicamentos esenciales se están volviendo menos efectivos y están surgiendo cepas de enfermedades resistentes a los antibióticos, como la salmonella y el MRSA, que pueden transmitirse de animales a humanos.

Por ejemplo, un estudio de carnes de cerdo y pollo en supermercados del Reino Unido descubrió que el 51 por ciento de las muestras estaban contaminadas con la bacteria E coli resistente a los antibióticos.

Se pronostica que la crisis de resistencia a los antibióticos matará a una persona cada tres segundos en 2050. El director general médico en Gran Bretaña la calificó como “la mayor amenaza futura para nuestra civilización“. Este es un problema que no podemos ignorar.

Es perentoria una acción decisiva de los líderes mundiales para erradicar las crueles granjas industriales y promover un cambio hacia la alimentación no basada en animales.

Hay que acabar con el terrible sufrimiento de millones de animales y abordar el problema del cambio climático.

  No consumas estos animales torturados desde su nacimiento

No seas partícipe de la ganadería industrial

   Empieza ya, mañana es demasiado tarde.

Hazlo por ellos, por el planeta, por ti.

Traducción del inglés de Luisa Claver (artículo de PETA UK , April 7, 2020)

Animals  are not ours  to experiment on, eat, wear, use for entertainment or abuse in any other way.    

People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) Foundation

————————————————————

Salud pública Investigación y Ciencia Febrero 2017

Resistencia antibiótica surgida de las granjas

Las bacterias resistentes a los antibióticos procedentes del ganado suponen un grave riesgo para la humanidad, pero el sector pecuario y cárnico pone trabas a su estudio.

Los animales de granja reciben antibióticos con profusión, mucho más que las personas enfermas, por lo que podrían constituir la principal fuente de bacterias resistentes a ellos.

Los nuevos hallazgos revelan que, en las granjas, los genes que confieren la resistencia se propagan mucho más y con mayor rapidez de lo que los expertos suponían.

El sector pecuario y cárnico afirma que esos temores son exagerados, mientras que los investigadores denuncian que las empresas del sector están poniendo en peligro la salud pública.

Aquella jornada había visto miles de cerdos, pero había evitado tocarlos a toda costa manteniendo las manos pegadas al cuerpo. A uno no le agradaron mis escrúpulos y, con ademán amistoso, me azuzó en el trasero con el hocico. Le rasqué en la coronilla, hirsuta y sonrosada. Gruñó complacido.

Me hallaba en un corral atestado y maloliente de una granja de Indiana, en un plácido pueblo agrícola enclavado a unos 70 kilómetros al noroeste de Indianápolis. Me acompañaba Mike Beard, el propietario. Los 30.000 cerdos que cada año cría no son suyos, sino de TDM Farms, una empresa productora de porcino. Beard tiene un contrato para criarlos desde los 14 días de vida, recién destetados de la madre, hasta los seis meses, momento en que se embarcan en camión hacia el matadero y la sala de despiece para acabar convertidos en chuletas, lomo y embutidos. La nave, de 12 por 60 metros, alberga a 1100 gorrinos. Puesto que a Beard se le retribuye por el espacio disponible y no por el número de animales, la empresa intenta llenar las naves lo máximo posible. A las 7:30 de la tarde, un camión de gran tonelaje desembarcará 400 lechones más, y, en cuanto estén estabulados, Beard comenzará a suministrarles el pienso complementado con antibióticos, totalmente necesario si se pretende que permanezcan sanos hacinados en los corrales, con heces esparcidas por doquier. Los antibióticos también aceleran su crecimiento con menos provisión de alimento, por lo que desde hace tiempo resultan esenciales para la crianza intensiva.

Pero tales prácticas tienen un lado funesto que explica mi reticencia a acariciar al simpático gorrino. Los antibióticos parecen estar transformando a los animales de granja en fábricas de enfermedades.

Se convierten en focos de microbios mortíferos, como la bacteria Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM), que tolera varias de las principales clases de antibióticos y ya es un problema flagrante en los hospitales. De buen principio, el medicamento funciona en la granja, pero un puñado de microbios dotados de genes que confieren resistencia a sus efectos sobrevive y transmite esa capacidad a un grupo más amplio de gérmenes. Investigaciones recientes revelan que los segmentos de ADN responsables de esa resistencia pueden saltar de una especie o cepa bacteriana a otra con una facilidad pasmosa, un descubrimiento alarmante. Simplemente conduciendo detrás de los camiones que transportan pollos de granja, un equipo científico recolectó en el aire que entraba en el auto microbios farmacorresistentes. A inicios de 2016, se descubrió que un gen que otorga resistencia a uno de los antibióticos de último recurso había estado circulando por Estados Unidos y se hallaba presente en las bacterias que infectaron a una mujer en el estado de Pensilvania.

A muchos investigadores les preocupa que el uso intensivo de los antibióticos en las granjas pueda acabar desbordando nuestra capacidad para combatir las infecciones bacterianas. Los nuevos datos no añaden sino apremio a su preocupación. Estudios recientes indican que la resistencia a los medicamentos se disemina con mayor facilidad de lo que se creía y refuerza los eslabones de la cadena de resistencia que separa la granja de nuestro plato. En 2014, los laboratorios farmacéuticos vendieron casi 9500 toneladas de antibióticos de uso médico como complemento para la alimentación animal, cifra que triplica con creces el volumen destinado a la medicina humana.

Melinda Wenner Moyer

Investigación y Ciencia Febrero 2017

Seguir leyendo →

La próxima pandemia vendrá de las granjas industriales

Los científicos están rastreando el camino que tomó el COVID-19 desde los animales salvajes hasta los seres humanos.

Hay que estudiar la relación de este brote pandémico y las macro granjas de producción masiva de carne, leche y huevos.

La población humana en expansión es la principal causa de pérdida de entornos naturales y ha contribuido al creciente número de zoonosisinfecciones humanas de origen animal, al hacer mucho más frecuente el contacto con animales silvestres.   Eso ha sido extensivamente documentado para el Ébola y el VIH, por ejemplo. Sin embargo, esta no ha sido la única causa que ha contribuido a la situación que vivimos hoy, sino que también el modelo de crianza y engorde de animales para consumo humano está haciendo proliferar la aparición y frecuencia de enfermedades zoonóticas.

Podemos ver el caso de la influenza, una enfermedad que se considera que tiene un alto potencial de pandemia, que ha causado aproximadamente 15 brotes mundiales en los últimos 500 años. “Existe claramente un vínculo entre la aparición de virus de influenza aviar altamente patógena y la intensificación de los sistemas de producción avícola”, dice el epidemiólogo Marius Gilbert, de la Université Libre de Bruselas.

Las razones, recopiladas en el libro de 2016 Big Farms Make Big Flu, del biólogo evolutivo Rob Wallace, incluyen la densidad con la que los pollos, pavos y otras aves de corral se confinan en granjas industriales, y el hecho de que las aves en una granja determinada tienden a ser clones genéticos el uno del otro,  o sea, haber sido seleccionados durante décadas por rasgos deseables como la carne magra.   Si un virus se introduce en una bandada de este tipo, puede atravesarlo sin encontrar resistencia.   Tanto las manipulaciones experimentales como las observaciones en el mundo real han demostrado que este proceso puede provocar un aumento de la virulencia del virus. Si luego se extiende a los humanos, epidemia asegurada.

En un artículo publicado en 2018, el grupo de investigación de Gilbert revisó los “eventos de conversión” históricos, como los llaman, cuando una cepa de gripe aviar no muy patógena se volvió mucho más peligrosa y descubrió que la mayoría de ellos habían ocurrido en sistemas comerciales de aves de corral, y más frecuentemente en países ricos de Europa, Australia y los Estados Unidos.

Eso no deja a China fuera de peligro. Dos formas altamente patógenas de gripe aviar, H5N1 y H7N9, han surgido en ese país en las últimas décadas. Ambos infectan a los humanos. Los primeros casos humanos de H7N9 se informaron en 2013, y hubo pequeños brotes anuales a partir de entonces. Pero, dice Gilbert, “no se hizo nada hasta que el virus resultó ser patógeno para los pollos también. Luego se convirtió en un problema económico importante y China comenzó a vacunar en masa sus aves de corral contra el H7N9, y eso puso fin a la transmisión a los humanos”.

China es uno de los principales exportadores mundiales de aves de corral, pero su industria avícola no es totalmente de propiedad china. Después de la recesión de 2008, por ejemplo, el gigante financiero Goldman Sachs diversificó sus inversiones y comenzó a comprar granjas avícolas chinas. Entonces, si China tiene su parte de responsabilidad por los eventos indirectos, no está sola en ello. Es por eso que Wallace insiste en hablar en su libro sobre geografías relacionales en lugar de geografías absolutas, cuando se trata de identificar las causas de la enfermedad. O como él dice: “hay que seguir el dinero”.

Gripe aviar y fiebre porcina

Es posible que la gripe se convirtiera por primera vez en una enfermedad humana cuando se domesticó patos en China hace unos 4.000 años, atrayendo ese reservorio animal a las comunidades. Pero los humanos también pueden contagiarse y contagiar a los cerdos, otro animal con el que hemos vivido durante milenios. 

Hace unos años, Michael Worobey, un biólogo evolutivo de la Universidad de Arizona sugirió, controvertidamente, que las aves podrían no haber sido siempre el principal huésped intermedio para los virus de la gripe humana. Hasta hace aproximadamente un siglo, informó, las personas pueden haber contraído la gripe de los caballos. Alrededor de la época en que los vehículos de motor suplantaron a los caballos como transporte, la cría de aves de corral se estaba expandiendo en el hemisferio occidental, y es posible, argumentó Worobey, que las aves se convirtieran en el principal huésped intermedio de la gripe para los humanos.

No todos aceptan ese escenario. Wendy Barclay, viróloga del Imperial College de Londres, dice que si los caballos alguna vez fueron el principal huésped intermedio para la gripe, “la mayoría de los virus aviares contendrían la adaptación de los mamíferos”, y no lo hacen. David Morens, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos en Bethesda, Maryland, cree que es más probable que el caballo sea un desvío temporal, y que el principal huésped intermedio de la gripe para los humanos siempre ha sido las aves, especialmente las salvajes. Pero todos están de acuerdo en que los humanos han moldeado estas relaciones huésped-patógeno, a través de nuestro uso de la tierra y otras especies animales. Y como señala Worobey, el gran tamaño de la población humana actual significa que, en el siglo XXI, lo estamos haciendo a una escala sin precedentes. Estima, por ejemplo, que los patos domesticados en granjas probablemente superen en número a los salvajes.

Y no solo estamos hablando de aves. Gilbert cree que también está ocurriendo un aumento de la virulencia viral en los rebaños de cerdos. El síndrome reproductivo y respiratorio porcino (PRRS), una enfermedad de los cerdos que se describió por primera vez en los Estados Unidos a fines de la década de 1980, se ha extendido a las explotaciones de todo el mundo y las cepas detectadas recientemente en China son mucho más virulentas que originales. Un estudio de 2015, realizado por Martha Nelson y sus colegas del US National Institutes of Health, creó un mapa de las secuencias genéticas de los virus de la gripe porcina y descubrieron que Europa y los Estados Unidos, los mayores exportadores mundiales de cerdos, también son también los mayores exportadores de gripe porcina.

Veganismo y Covid-19

Ha habido afirmaciones en las redes sociales de que si hubiéramos comido menos carne no habría habido Covid-19. Curiosamente, algunos de estos han sido bloqueados por las principales organizaciones de noticias como “parcialmente falsos”. Sin embargo, estas afirmaciones también son parcialmente ciertas. Aunque los vínculos que establecen son demasiado simplistas, hay fuerte evidencia de que la producción y consumo de la carne, y no solo en China, contribuyó a Covid-19.

Está claro que para prevenir o al menos retrasar la aparición de nuevas zoonosis, los mercados de carne viva de China deberán estar regulados o mejor, prohibidos. Pero también tenemos que mirar en las macro granjas y formas de producción masiva de carne, leche y huevos a nivel mundial.

Aunque ahora no lo parezca, dice Wallace, hemos tenido suerte con Sars-CoV-2. Parece ser mucho menos letal que el H7N9, que mata a un tercio de los que infecta, o el H5N1, que mata aún más. Esto nos da la oportunidad, dice, de cuestionar nuestras elecciones de estilo de vida, porque el pollo no es barato si cuesta un millón de vidas.


Publicado en The Guardian el domingo 29 de marzo del 2020.

Publicado en AnimaNaturalis Organización iberoamericana que trabaja para establecer, promover y defender los derechos de todos los animales.

Seguir leyendo →

Veganism.es 2020 | Todos los derechos reservados.

Subir ↑