Lo que ocultan tus prendas de lana


+53

El sufrimiento de ovejas y corderos que ocultan tus prendas de lana.


En la industria de la lana una de las más apreciadas es la de merino. Se usa para mantas, trajes, jerséis o ropa térmica.
No obstante, la lana esconde un sufrimiento extremo.

El 88% de la lana fina de merino de alta calidad procede de Australia donde se crían 74 millones de ovejas merinas. Esta raza de ovejas, gracias a siglos de cría selectiva y sobre todo, de modificaciones genéticas para disponer de la mejor lana, presenta una gran cantidad de pliegues en su piel lo que le confiere mayor superficie cubierta de lana.

La organización animalista Anima Naturalis subraya que

“sin intervención humana, a las ovejas sólo les crecería la lana suficiente para protegerse de las inclemencias del clima, pero el manejo de las características genéticas deseadas comercialmente han logrado que estos animales se hayan convertido en seres deformes, en máquinas de producir lana”.

La oveja de merino australiana presenta una gran cantidad de pliegues en su piel lo que le confiere mayor superficie cubierta de lana
(Jamesbowyer / Getty)
© La Vanguardia


Esta antinatural sobrecarga de lana, que a menudo alcanza la mitad de su peso corporal, se convierte en un sufrimiento añadido en los meses de verano. A menudo mueren exhaustas por el calor. Paradójicamente, sólo en Australia mueren un millón de ovejas cada año por quedarse indefensas ante el frío tras ser esquiladas.

Un operario que se apoya en un arnés esquila a una oveja en una granja australiana


Proceso, el de la esquila o shearing en inglés, que además de ser terriblemente cruel, las convierte en vulnerables ante los parásitos. Por ejemplo, la mosca Lucilia cuprina, utiliza estos húmedos pliegues cutáneos para depositar sus huevos. Una vez eclosionan, las larvas prácticamente devoran vivos a los animales afectados.

Para tratar de evitar que sus ovejas padezcan el contagio de esta mosca los ganaderos las someten a un procedimiento llamado mulesing o mutilación que consiste en cortarles a los corderos jóvenes grandes porciones de piel en la zona que rodea al ano, para eliminar los pliegues donde se acumulan restos de heces que atraen a estas moscas. Esta mutilación se realiza sin anestesia.
El 90% de las ovejas de merino en Australia son sometidas a este sangriento procedimiento.

Corderos australianos después de haber sido sometidos al MULESING o mutilación del ano (PETA)
© La Vanguardia

Momento en que una oveja australiana es sometida a la mutilación llamada ‘mulesing’, un proceso cruel que se realiza sin anestesia (Animals Australia)
© La Vanguardia


Para unos animales que solo tienen unas pocas semanas de vida y que pasan todo el año pastando en praderas generalmente apartadas, este momento suele ser el primer contacto con el ser humano.

Los corderos sufren terribles dolores y un estrés enorme. Es una lana manchada de sangre”, asegura Hanna Zedlacher, de la organización animalista alemana Vier Pfoten.

Oveja merina española (Feagas)
© La Vanguardia


Ahora que por fin los consumidores prestan una atención creciente a la procedencia de los productos que compran, el hecho de que las ovejas tengan que sufrir a cambio de jerséis cómodos y suaves resulta cada vez menos aceptable.

“La gente ya está sensibilizada con el tema del llamado ‘bienestar animal’, como demuestra el debate generado en torno a las gallinas enjauladas o a los abrigos de piel”, dice Wencke Gwozdz, especialista en hábitos de consumo de la Universidad de Giessen en Alemania.

Anima Naturalis arguye que la manera de ayudar a acabar con este negocio que implica el sufrimiento de miles de animales es dejar de comprar artículos de lana. Hay materiales duraderos, calientes y modernos en todas las tiendas de ropa y que no involucran sufrimiento para los animales.

Newborn lambs
+53

2 comentarios sobre “Lo que ocultan tus prendas de lana

Agrega el tuyo

  1. Es terrible.
    Hay tantas mentalidades que cambiar…
    ¿Cómo conseguir que la gente se informe de la realidad de la utilización de los animales? La crueldad desmedida con las que son tratados.
    ¿Cuántas personas tienen acceso o interés en saber todo lo que ocurre desde que nace un pobre animal hasta que acaba en un circo, un zoo, un plato, un abrigo, un bolso?
    Tenemos que hacer difusión continua de todo lo que afecte al maltrato animal que tristemente cada vez es más atroz y más sofisticado aunque yo diría sádico directamente.
    Si no cambiamos el concepto de “cosas” con el que son calificados poco avanzaremos.
    Necesitamos leyes valientes que no dejen siempre el interés económico por encima de la vida y el bienestar de seres sintientes y para eso, tiene que haber un partido animalista en el congreso. Cambiemos.

    +11
    1. Las leyes son el reflejo de la mentalidad de la sociedad, y de los intereses económicos de esa sociedad.
      La forma de ayudar a que se respeten los derechos de los animales es cambiando las leyes junto con un cambio de la mentalidad.
      Ha de cambiar el profundo y arraigado antropocentrismo que deja a las demás especies en la vulnerabilidad más absoluta y que todos los humanos y animales seamos sujetos de derecho.

      +10

Deja un comentario

Veganism.es 2020 | Todos los derechos reservados.

Subir ↑

Español ES English EN Français FR